Bienestar equipo fidelizar clientela

¿Cómo fidelizar a tu clientela partiendo del bienestar de tu equipo comercial?

La labor comercial ha cambiado drásticamente desde la aparición de internet y las redes sociales. La clientela está informada e informa de sus actividades. Si queremos fidelizar, establecer relaciones a largo plazo con nuestra cartera de clientes, debemos conocerles, estar al tanto de sus necesidades y ayudar a cubrirlas. El equipo de ventas está en situación privilegiada para crear una relación auténtica
La labor comercial consiste en ayudar a la clientela no consiste en cerrar ventas

Si las personas que desarrollan este trabajo, son capaces de realizar una escucha empática, de eliminar las distracciones, centrarse en su cliente y suspender los juicios de valor, podrán elaborar una propuesta que realmente tenga valor añadido. Es la intención de ayudar a la clientela la base sobre la que se genera la relación de confianza. Clientes y comerciales queremos lo mismo, solucionar un problema. Debemos aprender a colaborar, a empatizar, no a convencer o manipular.

La crisis económica ha puesto el precio en el centro de la negociación comercial

Siempre ha sido así, pero en el contexto actual todavía es mayor la preocupación de las empresas por reducir costes. Esta situación genera pesimismo en la plantilla comercial, al percibir que el cliente no valora el trabajo que realizamos en su conjunto, y estrés, ya que reducciones en los precios conllevan a tener que abrir nuevos clientes (el más difícil todavía)  para conseguir sostener las cifras. Por ello, mantener la pasión por el trabajo y una actitud abierta y colaborativa, es bastante complicado. La práctica de Mindfulness nos ayuda  a enfocarnos en hechos, no percepciones, dejar de rumiar sobre fracasos pasados,  y a ser más positivos/as a la hora de plantear nuestras posibilidades.

Las personas dedicadas a la labor comercial deben saber auto gestionarse

Saber manejar el estrés es una prioridad para las personas que desarrollamos labores comerciales. Todos los días nos enfrentamos a situaciones nuevas fuera de nuestra área de confort y todos los días nos reunimos con personas diferentes ante las que representamos a nuestra empresa. Mantener la calma y saber priorizar para poder gestionar nuestro día a día de forma más productiva es esencial.

Cómo comerciales necesitamos entender la situación de nuestra clientela y transmitirla a la empresa de forma que podamos ponerla como guía de todo el proceso de ventas. Si, como empresa, necesitas que tu equipo comercial se acerque a tus clientes como un asesor/a útil más que como un/a tramitador/a  de pedidos, quizás debieras invertir en un curso de Mindfulness. Una pequeña inversión que puede generar grandes rendimientos. 

SUSCRÍBETE A LA NEWSLETTER

Política de privacidad